¡Atención! Este blog puede herir o estimular tu sensibilidad.

16.10.13

Por los viejos tiempos


Joaquín Torres 
Ilustración: U! a.k.a Uriel A. Durán


Aún vivían con sus padres, y no tenían dinero para permitirse una habitación de hotel. Por eso el Volkswagen de segunda mano que él conducía era el único espacio donde podían gozar de intimidad. Aparcaban cerca de la antigua fábrica y solían permanecer en el asiento trasero del vehículo hasta casi el amanecer.
Luego la vida les llevó por caminos diferentes. La universidad. El trabajo. Conocieron a otras personas y formaron nuevas parejas.
Pero él nunca pudo deshacerse de aquel coche. Y ahora, casi dos décadas después de la primera vez, convertidos en amantes tras un reencuentro fortuito, vuelven a compartir la parte de atrás del automóvil, como antaño, junto a lo que queda de la fábrica. A salvo de miradas que puedan descu- brirles. Y mientras sus cuerpos desnudos se estremecen al sentir de nuevo el roce familiar de los muelles bajo el asiento, sus mentes coinciden en un pensamiento: «Sólo una vez más. Sólo esta noche. Por los viejos tiempos». 

Relato incluido en PERVERSIONES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada